El Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, Festival de Sitges de aquí en adelante, llega a su quincuagésima edición. Celebrando su aniversario con el Conde Drácula como imagen principal, el evento ofrece una cantidad (quizás demasiado) amplia de títulos para ver durante diez días. Títuloriginal vuelve a estar presente de principio a fin para recibir una dosis determinada, variada, la cual queda reflejada en estas crónicas sin dejar a un lado la programación más destacable.

Comenzamos el festival en Auditori con la película que lo inaugura: ‘The shape of water’ (Guillermo del Toro, Estados Unidos). Siguiendo el esquema planteado en ‘Crimson Peak’, del Toro ha vuelto a dirigir una película de corte clásico con la fotografía y los efectos visuales actuales, marca de su obra. Sin embargo, lo que en un principio parece algo similar a ‘El laberinto del Fauno’ termina convirtiéndose en una fábula sin moraleja, donde la fantasía es completamente gratuita.