Con motivo de la ‘batalla’ entre Netflix y HBO por los derechos VOD de ‘Friends‘, este mes vamos a hablar de lo buenas que eran las sitcoms de los 90. Muchos empezaron en 1989 cierto es, quizás sea la caída del muro de Berlín, la revolución Terciopelo, la salida de las primeras empresas comerciales de internet, que el apartheid en Sudáfrica empezaba a desintegrarse, o la nueva libertad post opresiones. Estaba claro que la gente necesitaba reírse. Esto era una mina de oro. Lo mismo ocurrió después de las guerras mundiales, recordemos que en aquella época salieron grandes como Chaplin o los Hermanos Marx.

Igual que en aquella época, en los 90 la gente necesitaba comedia otra vez, pero con diálogo, con historias del aquí y ahora y también necesitaban sentirse rodeados de gente igual que ellos. Si en los 60 los jóvenes eran hippies, ésos una vez padres en los 80 se volvieron estrictos. Quizás por esta razón los hijos de los 90 buscaban pertenecer a grupos de gente ‘rara’ y distinta tal y como nos sentíamos todos en aquella época. Los personajes eran quirky, inteligentes, raros, graciosos… Quizás por esto Rachel, Joey, Phoebe, Ross, Mónica y Chandler se convirtieron en nuestros Friends, o Jerry, Kramer, George e incluso Elaine en nuestros referentes cuando hablamos de ‘nada’ en quedadas gracias a ‘Seinfeld‘. Vamos, que todos queríamos primos como ‘El Príncipe de Bel Air‘ o tíos como Padres Forzosos o simplemente un Steve Urkel en nuestras vidas. Nos han llenado tantas horas de nuestra infancia y nuestra adolescencia, y nos siguen llenando horas de nuestros días como adultos, si no, para que iba Netflix querer pagar un millón de dólares por mantener ‘Friends’ en su parrilla

¿Qué pasó con las series de después? ¿Por qué no disfrutamos tanto con ‘Cómo conocí a vuestra madre‘, ‘Dos hombres y medio‘, ‘The Big Bang Theory‘ o ‘Modern Family‘? Son buenas, claro que sí, pero cuando tenemos un mal día, sentimos nostalgia por algo, o simplemente necesitamos algo de fondo, seguimos recurriendo a los de los 90.

Aquí hay varias cuestiones fundamentales. Por una parte, está que estas sitcoms fueron los primeros. Por primera vez se nos dan capsulitas de humor tiernas y llenas de amor con temporadas y temporadas para no tener que preocuparnos de quedarnos solos. Por primera vez nos explican todos estos temas de familia, de hombres, mujeres, relaciones, rupturas, hijos y demás, de manera tan natural y divertida, quitándole hierro al asunto. Incluso las series de finales de los 90-principios de milenio como ‘Sexo en Nueva York‘ o ‘Arrested Development‘ seguían con estos ideales. Por otra parte, antes no se censuraba tanto al humor. Volved a mirar ‘Friends’ desde el prisma de ahora, hay muchísimas bromas machistas, sexuales, algo racistas y a veces hasta sexistas. ¿De verdad tendrían éxito estas series ahora? Aunque la composición de las series sean las mismas, incluso a nivel de tiros de cámara, no hay color entre ‘Friends’, ‘Seinfeld’, ‘Fraiser‘, ‘Principe de Bel Air’, ‘Cosas de Casa‘, ‘Padres Forzosos‘ con por ejemplo ‘Cómo conocí a vuestra madre’, ‘Dos hombres y medio’, ‘The Big Bang Theory’ o ‘Modern Family’. Esto lo digo con algo de dolor porque soy mega fan de las sitcoms tanto de antes como de ahora. Pero ahora parecen más prefabricadas, las cadenas y los estudios saben las teclas que dan espectadores y dinero y van a lo seguro. Los embarazos se esconden con ropa ancha, detrás de lámparas y cojines en vez de meterlos en el guion haciendo que Phoebe tenga los trillizos de su hermano por ejemplo. Son cosas que ya no se pueden hacer.

Los tiempos han cambiado y con ellos los guiones de las sitcoms y tenemos que conformarnos con ver nuestras preferidas a través de VOD hasta la saciedad. ¿Pero sabéis lo más doloroso de todo? Que está llegando el día en el que las nuevas generaciones no sabrán quien es Jerry Seinfeld o Ross Geller, pero ese ya es otro tema. Anda, poneros un capitulito de vuestra serie preferida de los 90 y a disfrutar del día 🙂

Por Vibha D.M.