Este último fin de semana, los días 14, 15 y 16, con una sesión inaugural el día 13, se ha celebrado en las instalaciones de Matadero, la IV Edición del festival cinematográfico Directed by Women.

Durante estas intensas y maravillosas jornadas, se ha mostrado cuál es el papel de la mujer como creadora cinematográfica, dejando ver al público esa parte del cine que podía desconocer hasta estos momentos. Estas iniciativas también son realmente importantes para las mujeres que nos encontramos dentro de la industria audiovisual, debido a que te ayudan a ver que dentro de este sector tienes tu espacio, aunque muchas veces no se reconozca.

Más de 50 mujeres relacionadas con la creación del mundo audiovisual se han reunido en estos días para mostrar parte de su trabajo y hablar de él u ofrecer pequeñas masters class para comentar al público cómo se encuentra la industria en estos momentos, con la finalidad de que las mujeres nunca dejen de crear.

Para finalizar, y acabar este festival como se merece, la cantautora Sandra Bernardo ofreció un concierto con el que mantuvo álgido el espíritu feminista que se había estado respirando durante todos estos días.

En la sesión inaugural, pudimos ver ‘Verano 1993’, en donde Carla Simón muestra una gran sensibilidad a la hora tanto de escribir el guión como de transmitirlo en la dirección. Indiscutiblemente, todos los premios con los que consiguió arrasar esta película, incluyendo el Goya a Mejor dirección novel, son justificadísimos.

Sin embargo, en los días posteriores, gracias a las sesiones de cortometrajes, se mostraron diferentes historias que, en cuestión de pocos minutos, consiguieron conmocionar al público, hacerles reír e incluso asustarles. Estas mujeres consiguieron romper todos los estereotipos en los que normalmente somos encasilladas para demostrar que pueden dirigir un proyecto y abordar todas las temáticas que necesiten sin ningún tipo de temor.

Piezas audiovisuales como ‘Al Aman: Barcelona-Beirut’, ‘Cerdita’ o ‘New Madrid’ son algunos de estos muchos ejemplos que pudieron visualizarse en Directed by Women.

Dania Saliba Rodríguez, directora del primer cortometraje, trae consigo una prueba documental de la vida de dos niñas de 17 años que han huído de Siria, con la finalidad de encontrar una vida mejor. En tan solo 15 minutos, logra mostrar de forma natural y realista cómo es la situación que viven los refugiados, sin temer en ningún momento, el adentrarse por las calles de la desconocida Beirut.

‘New Madrid’ de Natalia Marín nos muestra algo realmente sorprendente porque apuesta por el videoarte, el terror y lo experimental. La idea que teníamos de que la ciencia ficción era algo que se asociaba a los hombres queda completamente desbancada gracias a esta pieza animada sobre lo que resulta ser una utopía que se desgarra y fracasa.

Cortometrajes como ‘Cerdita’ de Carlota Martínez Pereda o ‘Bad Lesbian’ de Irene Moray rompen otro de los grandes mitos que las mujeres llevan consigo: el humor. En ambas piezas, juegan con la ironía, la naturalidad, el poder de reírse de una misma y de los demás, sin tapujos y haciendo disfrutar al público de una forma envidiable.

En definitiva, de forma teórica y práctica, estas cineastas han demostrado una gran actitud ante su público, creando un festival maravilloso que ha servido al resto de mujeres para conocer lo que hay más allá y a muchas otras a descubrir que pueden (y deben) seguir luchando para integrarse dentro de este mundo.

¡Esperamos con ansías la próxima edición!

Por Andrea Cay