¿Qué os mantiene ocupados y felices estos días? Yo he intentado no hacer lo que suelo hacer cuando tengo un día de relax, tumbarme en el sofá y binge watch series mientras como palomitas hasta la hora de dormir. No podía dejar que este confinamiento sin fecha concreta convirtiera ese hábito que me produce tanto placer en algo aburrido y odioso. Así que decidí hacer distintas cosas culturales cada día de las tantas que hay ofertadas por internet. ¿Qué haríamos sin todas esas propuestas de las industrias culturales? Sí, podemos escribir o dibujar, ¿pero de donde sacamos la inspiración si no podemos vivir la vida en experiencias vitales ahora mismo? Hay que agradecerle a todos los titiriteros que ahora están parados en casa, todo el trabajo tan poco agradecido y precario que han hecho para que durante este confinamiento estemos tan entretenidos y felices. ¿Qué pasará si no se vuelve a crear cosas nuevas pronto?

En Europa se hacen unas 1600 películas al año de las cuales este año más del 80% se han visto obligadas posponer sus estreno o hacerlo de manera distinta a lo que se pretendía. En Estados Unidos están viendo números que no se habían visto desde 1994, con un parón en la industria del que prevén difícil repunte. Disney está pensando en estrenar Onward online igual que Warner con Wonder Woman 1984. No sé vosotros, pero tanto esfuerzo y trabajo de CGI no se puede apreciar de igual manera en una pantalla, televisor, o incluso un proyector en casa. Yo quiero poder ver muchas de las películas que se van a estrenar online en pantallas en algún momento, aunque sea de aquí un año.

Es una pena que de las 3,593 salas de cine en España, muchas, sobre todo las pequeñas, no volverán a abrir sus puertas por esto. Cines tan importantes no solo para cinéfilos como el Phenomena, piden ayuda a sus clientes para pagar sus facturas ofreciendo un dos por uno en su cuota anual. Porque señores y señoras, aunque se haya parada la producción por fuerzas mayores, y por ende la distribución, las salas de exhibición siguen teniendo que pagar facturas. Mientras Netflix saca un fondo de 100 millones de dólares para ayudar a sus trabajadores, el Reino Unido saca una comisión que pretende estudiar la situación e inyectar fondos a las industrias culturales, los franceses cambian su legislatura para aliviar los pagos, Italia inyecta 130 millones de euros en ayudas al sector incluyendo a los autónomos ya que los técnicos suelen ser autónomos, y Alemania le sigue el ejemplo con 120 millones, aquí seguimos pagando todas nuestras cuotas en su totalidad. De hecho, la Ley del Cine establece que los largometrajes deben ser explotados en salas de cine, igual que las subvenciones deben ser devueltas si no se cumple esta ley y las películas que quieran un Goya también deben cumplirla. Los Oscar han cambiado las reglas de elegibilidad para incluir los estrenos solamente por streaming. Como si no fuera suficiente todo lo que está pasando, esto seguro que acaba de rematar los ánimos a los trabajadores de la industria que nos está aliviando la dichosa cuarentena.

Los cines de todo el mundo están cerrados. Se han notado las más de 70.000 salas Chinas que no están consumiendo nuestro cine, ni el americano. Nuestras industrias dependen mucho de sus compras. En Estados Unidos las pérdidas por falta de estrenos están rozando los 17,000 millones de dólares. En España hemos superado la cifra de 50 millones de euros. Se está pidiendo cambiar la ley en España para que los que quieran estrenar a través de plataformas de streaming, lo puedan hacer sin sanciones. Por ejemplo, A Contracorriente no solo ha creado una sala virtual, también ha firmado un acuerdo con Huawei. Esto ayudaría económicamente y haría más leve el inevitable atasco de estrenos. Se está hablando sobre el revival de los autocines como posible salvación ante la situación. Puede ser un buen parche, ¿pero cuánto durara todo esto?

Otro problema que debemos tener en cuenta es la cantidad de rodajes que se producirán a la vez cuando se pueda volverá rodar en su plena capacidad. Esto no supondrá un problema grave cuando ocurra ya que genera dinero. El problema lo tenemos ahora con 300 rodajes suspendidos que se componen de 11% Largometrajes, 9% Cortometrajes, 26 % Publicidad, 7% Shootings fotográficos, 13 % Series TV, 5% Videoclips, 10 % Documental, 12%Programas de TV, 7% Otros, 52% Rodajes españoles y 48% Rodajes internacionales. Haced vosotros las mates aquí. En Estados Unidos se han parado 34 películas y 144 series solo este mes…el total durante la pandemia es deprimente. El pasado lunes 27 de abril se reunieron las instituciones pertinentes de la industria audiovisual española para crear un protocolo consensuado y unificado con reglas que incluirán cosas como que todo el mundo se tome la temperatura cada día a las puertas de los sets, con constante desinfección de vestuario e instalaciones, con guantes y mascarillas, con uso individualizado de auriculares y maquillaje, con equipos mínimos y trazabilidad de cualquier objeto usado en un rodaje. De momento no se puede rodar en espacios públicos y eso incluye muchos exteriores. Pensad en el tipo de guiones que veremos, que ya estamos viendo, en cortometrajes, documentales del futuro próximo y no solo eso, el equipo de Skam de Movistar+, por ejemplo, dice que deberán adaptar el la trama de su próxima temporada ya que va pegado al curso escolar y no van a poder rodar ni emitir cuando toca.

También se cancelan los mayores escaparates de productos audiovisuales de la temporada. Esto no solo es un problema por el tema de la compra-venta de proyectos y de la cantidad de networking y glamour que nos perderemos este año pero viene con graves consecuencias económicas. A Cannes suelen asistir 40.000 personas. El festival se creó allí para promover la ciudad y atraer el turismo. Solo se ha cancelado dos veces en la historia. Su primer año, 1939, en la que se proyectó El Jorobado de Notre Dame, las tropas alemanas invadieron Polonia y el mundo quedó parado hasta 1946. SXSW tuvo que despedir a un tercio de su personal este año y se estima que la economía local ha perdido 350 millones de dólares y que aquellos que fueron contratados expresamente para el festival (catering, empleados de seguridad…) se han quedado sin nada. Seguramente mucho festivales pequeños desaparezcan. Debo admitir que siempre me pareció que habían demasiados festivales pequeños oportunistas que se lucran con nuestro trabajo que tanto sudor y lágrimas nos ha costado y de las cuales no nos llevamos ni una triste cerveza gratis, pero da pena que cierren así y por esto. Del 29 de Mayo al 7 de Junio los mayores festivales del mundo se unen en ‘We are One a Global Film Festival’ para ofrecer sus selecciones de 2020 online gratis a través de Youtube junto a la OMS para recaudar fondos, igual que hicieron muchos artistas musicales en ‘One World Together at Home’ el pasado 19 de Abril.

La próxima vez que alguien ponga en duda la profesión de los titiriteros debería desglosar lo que supone un mundo sin las industrias culturales y el mundo audiovisual. El futuro parece oscuro y duro pero aunque solo una parte de nosotros seamos considerados esenciales ahora (comunicación y prensa), no nos olvidemos de que sin cultura y sin entretenimiento no hay nada. Nuestro trabajo es necesario, nuestras historias serán escuchadas, no perdamos la esperanza ahora. En la prehistoria había pinturas rupestres, en la Edad Media los yoglares, y ahora estamos los titiriteros, y a mucha honra.

Bibliografia:

Por Vibha D.M.