A ver, por dónde empezar. Mejor por como ha sido el viaje durante todos estos once años desde que un tal Robert Downey Jr. coreo aquello de: “Yo soy Iron Man”, bien por lo maravilloso que fue ver esas hordas de fans que han aglutinado durante casi una hora previa los cines Balmes de Barcelona para ver el épico final de la primera era del MCU, o mejor por los llantos, aplausos y risas que se han vivido durante las tres horas que ha durado el final de una época gloriosa del cine de Superhéroes gracias a ‘Avengers: Endgame‘.

Sinceramente, es muy difícil como fan del género explicarlo. Pero en tiempos donde este tipo de cine o temática no eran del todo mainstream, e incluso te miraban raro por salir con tu muñequito de Spider-Man a la calle. Ahora es hasta raro que no salgas de tu casa sin los calzoncillos de Marvel. Imagino, que eso hemos ganado los fanáticos puros del género. Pero mientras que unos pocos llevan añitos enfundados en esta magia del superhéroe, otros llevamos casi desde que comenzamos a gatear. Así que me remito, si ahora tras estos once años de magia, tenemos que hablar de lo que ha sido el final de una era gloriosa. Permitirme que la emoción se apodere de mi e incluso en su interior este sollozando por lo que se ha vivido hace escasas horas en los cines.

Sin duda Avengers, ha tenido un viaje glorioso. Nos ha hablado de la familia, del ser diferentes, del cumplimiento de las promesas, de aprender a perdonarse, y de un millar de actos más que ojalá la gente pudiera tomárselo, recapacitar y llevárlo a cabo.

‘Avengers Endgame’ realmente (y sé que se lleva diciendo esto desde su primer largometraje dirigido por Joss Whedon) es la película definitiva de superhéroes. Y rescatando una definición que me fascino de los compañeros de Xataka. Hablamos de ‘Avengers Endgame’ como “una película de dioses en tiempos ateos”. Mejor definición amigos, no la hay. Vivimos en tiempos de odio, así pues, ver un film de este calibre te da un gran chute de esperanza, que hoy en día puede llegar costar encontrar.

El film es un ejemplo fascinante de como tratar las emociones en un final de saga de este calibre. Hablamos de una historia que para nada podemos llegar a esperarnos. Ni sus tráilers, ni argumentos nos hacían presagiar lo que finalmente ha sido el colofón de la saga. Por ese motivo ni se me ocurriría otorgaros referencias alguna cinematográficas para ahorraos ese efecto sorpresivo que los Russo pretendían buscar en el espectador y así no arrebataros el asombro que por ejemplo yo como fanático del cine ha vivido gratamente. Algo que realmente me ha apasionado, y que en si mismo ha significado todo un homenaje digno a la saga que para nada se resuelve de manera forzosa y que reivindica escenas emblemáticas que van a quedar para el recuerdo de los fans Marvelianos y del genero en general.

Ante esta magnitud de historia toca dar las gracias a sus directores Joe y Anthony Russo, que han concluido una saga heroica de manera perfecta, dando conclusiones que pueden traer cola, pero que en su finalizad han acabado como realmente debería. Ofreciendo además un gran espectáculo lleno de emociones, risas y sobre todo emotividad. Háganme caso, jamás en sus vidas volverán a escuchar risas y llantos como lo van ha hacer en la sala donde veáis ‘Avengers Endgame’. Sin lugar a duda hablamos de un final épico que ríete tu de lo visto en ‘Star Wars: El retorno del Jedi’, ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2’ o ‘El Retorno del rey’. Créanme… este final tardará mucho en poder repetirse en una pantalla grande. Y más de uno, acabará tocado. Yo mismo he acabado tocado, al igual que los cientos de espectadores que ayer en la sala uno de los cines Balmes presenciamos ese épico final de Avengers, que perdurará en la retina de sus millones de fans. Ese efecto, seguramente Marvel lo habrá contemplado, pero ahora… ¿Es normal que Marvel haya creado esa reacción al fanático del mundo MCU? ¿Realmente se lo merece o es una estrategia de cara a la épica de sus personajes? Solo el tiempo lo dirá.

Desde aquí solo queda dar las gracias por lo que se nos ha ofrecido, y por esos créditos finales ideales para una conclusión de este calibre. Ahora, desde aquí ya puede quedar claro, que a partir de ahora el mundo Marvel ha concluido tal y como lo conocíamos. Y que más de un@ va a llorar con su conclusión. Eso es un hecho. Ya sea por su emoción o por su tristeza, pero recordar una cosa. Era necesario.

Calificación: 10/10

Por Mario Carbajosa