Asistiendo al inicio del ciclo ‘Cine Contemporáneo: bajo la influencia de Yorgos Lanthimos’, hemos podido toparnos con ‘Under the Tree’ un relato salvaje y crudo sobre la absurdez del ser humano y hasta dónde son capaces de llegar sus límites.

La historia que se narra tiene lugar en Islandia. Sí, en Islandia, ese país considerado uno de los mejores lugares del mundo para ser felices, para disfrutar de la conducta cívica de los demás, del respeto y con uno de los sistemas educativos más respetados de todo el mundo.

Sin embargo, ¿será todo esto tan perfecto de puertas para adentro? El director de cine islandés Hafsteinn Gunnar Sigurðsson (‘Paris of the North’) nos demuestra como nadie, aunque pertenezca a una de las sociedades más ejemplares existentes, se libra de ser quien realmente es en la intimidad de su casa.


La historia comienza con Atli (Steinþór Hróar Steinþórsson) , un hombre al que su esposa echa de casa tras encontrárselo masturbándose mientras ve un vídeo pornográfico que filmó junto a otra mujer.

Atli debe regresar a casa de sus padres hasta que se arregla la situación matrimonial por la que está pasando (pero no tiene muy buena pinta esto) y es allí, cuando conocemos a Baldvin (Sigurður Sugurjónsson) y a Inga (Edda Björgvinsdóttir), sus padres, pero también a Eybjorg (Selma Björnsdóttir) y a Konrad (þorsteinn Bachmann), sus vecinos, y el conflicto que todos tienen con el árbol.

Baldvin e Inga tienen un árbol de grandes dimensiones que molesta (por la sombra que proyecta) a sus vecinos Eybjorg y Konrad  y debido a que deciden no tratar el asunto con ese civismo y respeto que tiende a mostrarse de los países nórdicos sino que optan por comenzar un conflicto de inmensas proporciones, surge el argumento principal que trata ‘Under the Tree’.

No es un filme que le recomendarías a todo el mundo. Es más, disfrutar y reírte libremente mientras ves un deselance dramático y doloroso adornado gracias a los tintes que aporta la comedia absurda y negra, podría llegar a dejarte en mal lugar. Sin embargo, este es el denotante principal de esta película y es el elemento que consigue que esta obra destaque frente a las demás.

Haciendo uso de un tono neutral, casi frío, a la hora de mostrar las imágenes se cuenta la historia de estos cuatro vecinos y como, poco a poco, comienza a tornarse una guerra visceral y sinsentido entre ellos, donde las malas intenciones y la falta de comunicación darán fruto a consecuencias llenas de sangre.

La falta de comunicación y las ganas de posicionarse por encima de sus rivales son los factores principales para dejar expuesta la condición humana frente a la cámara. Mentiras, gestos cínicos e incluso la falta de humanidad son tres rasgos que pueden verse fluir durante el desarrollo del guion en los cuatro personajes que más nos interesan de esta historia.

Porque sí, es cierto que el personaje de Atli y el conflicto con su esposa Agnes (Lára Jóhanna Jónsdottir) también te enfrenta ante una situación cómica y absurda en donde él comete adulterio y ella reacciona de una manera desmesurada, sin dejar que pueda explicarse posteriormente.

Sin embargo, todo esto nos da igual, ¿por qué? Porque nos interesa el otro conflicto. Nos gusta más ver cuáles son las consecuencias que se están generando en una guerra sinfín y no en una situación que se encuentra más estancada.

Y, probablemente, aquí resida la verdadera condición del ser humano: en cómo el público entra también en esa espiral de deshumanización al estar atentos, desde la lejanía y viéndonos superiores, de una situación dramática en donde alguien debería llamar a la policía para ponerle fin de forma sana.

Influencias de Yorgos Lanthimos

No debemos olvidar que ‘Under the Tree’ es la primera película de un ciclo sobre las influencias que aporta Yorgos Lanthimos (‘Alps’, ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’) que comenzó este fin de semana pasado en La Casa Encendida y que se quedará hasta el 27 de mayo (si quieres consultar la programación para este ciclo, entra aquí).

Es cierto que este director griego comenzó dándose a conocer entre un segmento del público más interesado por la ‘cinematografía intelectual’, por resumirlo de algún modo. Sin embargo, debido al gran éxito que ha tenido y la gran presencia que han causado sus obras en algunos festivales de gran importancia (como el de Cannes) con ‘La langosta’ ya consiguió un hueco más grande dentro de las salas de cine convencional.

Pese a esto, no ha perdido ni defraudado a aquel público que comenzó a disfrutarlo desde sus inicios. Es más, no ha perdido su esencia y, como podemos ver, son muchos los cineastas contemporáneos que seguirán sus pasos para contar historias similares a las suyas.

‘Under the Tree’ al contrario que, por ejemplo ‘Canino’, no es difícil de ver y aunque sea desagradable en algunos momentos, deja al espectador que se tapa los ojos obsevando por el hueco de sus dedos. Pero, aún así, mantiene millones de semejanzas con los filmes de Lanthimos.

En el desarrollo de la historia, podemos observar varios puntos comunes a la hora de construir unos personajes amargados y mezquinos que son engañados unos por otros para conseguir un objetivo final.

Es cierto que, en gran parte del cine del director griego, estas personas están creadas para representar unos conflictos mayores relacionados con las diferentes formas en las que están construidas las sociedades y la actitud de los líderes políticos. En ‘Under the tree’ la motivación que mueve esta mezquindad roza más el individualismo y la carencia de respeto por el resto de individuos con los que uno se relaciona día tras día.

El uso de cámara en mano, la presencia de una imagen, a veces, imperfecta y la creación de escenarios apagados donde la amargura se encuentra presente en la composición de sus planos que generan secuencias frías que podrían llegar a tener grandes similitudes con las distopías, es uno de los sellos de Yorgos Lanthimos que más notarás en este filme islandés.

Por Andrea Cay