Guillaume Canet ha vuelto a hacerme sentir que no estoy sola en este mundo. Lo que más me atrae de sus películas es cómo plasma situaciones cotidianas con tanto arte y pasión. Normalmente sus películas tiran hacia lo dramático, pero ‘Cosas de la edad’ es tan realista como divertida. Protagonizada por él mismo y su mujer, Marion Cotillard, narra el cambio que tienen que soportar los artistas al llegar a los 40 y lo difícil que es aceptar el paso del tiempo que tan reflejada queda en su volumen de trabajo.

Canet caricaturiza su vida y la de su mujer, que se interpretan a si mismos de manera muy cómica, pero sin alejarse de la impotencia y los sentimientos reales que aparecen en él cuando se da cuenta de que es demasiado viejo para según qué roles. Guillaume Canet se retrata como cínico, con un ego muy herido con las insinuaciones de que es demasiado viejo para ciertos papeles y que realmente su época dorada ya pasó. Marion Cotillard aparece como una actriz de éxito internacional que aún es querida y apreciada por todos, que le da mucha importancia a su carrera, pero aún así no descuida su vida familiar. Aborda todos los problemas que pueden tener los hombres que sufren la crisis de los cuarenta hasta llegar a un punto absurdo y exagerado mostrando lo que podría llegar a ocurrirle, dejando caer que este fenómeno no es solo masculino ya que Marion también empieza a sufrir las consecuencias de ser ‘demasiado vieja para ciertas películas’. Nos muestra la importancia que tiene, no solo la apariencia física en temas de trabajo, si no cómo es percibido por los demás a nivel carácter. Todo esto de una manera tan íntima que sientes que eres amigo de la familia.

El film se plantea de manera redonda con una narrativa tradicional, pero son el guion y las actuaciones las que hacen que esta película perdure en la mente de uno tiempo después de haberla visto. Empieza igual que acaba, en un set de rodaje, pero ni Guillaume ni Marion son lo que eran al principio, ni tampoco comparten la misma relación romántica. Existe un claro arco de transformación y son las situaciones por las que pasan ambos las que hacen tan especial esta comedia. La crítica social es palpable y ese es el punto más dramático del film. Nos reímos de las verdades porque por muy divertidas que sean la historia y las interpretaciones, no dejan de ser situaciones reales.

Está claro que la pareja se habrá divertido muchísimo rodando esta historia tan cercana a su vida real. Meterse tan dentro de la vida de ambos y desde un punto de vista tan personal puede llegar a ser incómodo pero la frescura de los toques de humor del film hace que sea muy fácil de digerir. La pareja, y sobre todo Canet, protagonizan momentos muy psicológicos tratados desde el humor a veces incluso absurdo. El metraje de más de dos horas salvo por algunos momentos repetitivos puntuales, en general se aguanta bastante bien.

Por Vibha D.M.

Valoración 7/10