¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar por amor? Aunque, ¿qué es el amor realmente? ¿Cuándo acaba el amor y empieza la obsesión? No son muchos los afortunados en eso de ser correspondidos en lo que pensamos que es el amor idílico, ese que nos cuentan las películas de Disney, las novelas románticas o la propia publicidad.

‘You’, así tal cual, es un thriller romántico de televisión de origen estadounidense basada en la novela homónima de Caroline Kepnes. La serie se creó para el canal de Estados Unidos Lifetime y ha llegado a nuestras pantallas porque Netflix la adquirió para emitirla internacionalmente el 26 de diciembre de 2018 y adjudicársela definitivamente para crear una segunda temporada que será emitida ya exclusivamente en esta plataforma. Así que no lo digo yo, lo dicen las noticias, hay segunda temporada porque ‘You’ deja algunos misterios importantes que resolver.

En ‘You’ nos ponemos en la piel de Joe (Penn Badgley, al que seguro reconocerás por ‘Gossip Girl’), un chico que trabaja en una librería de Nueva York y el cual busca a la chica ideal, aquella que tantas veces aparece en los libros. De repente aparece por la puerta Beck (Elizabeth Lail), una joven estudiante de literatura que hace mil trabajos para sobrevivir y que sueña con ser novelista. La serie comienza sin tapujos, con un relato en primera persona a través de la voz en off de Joe que muestra al lector sin reparos todos sus pensamientos. Nada más ver a Beck por primera vez la analiza por su forma de caminar, de vestir, de insinuarse y comienza su rastreo en las redes sociales para poder saber más de ella y acceder más fácilmente a su mundo.

Y así, a través de los pensamientos de Joe, vamos conociendo mucho mejor la psique con la que funciona un acosador: sus causas, sus razones y sus argumentos para narrar la trama que se va poniendo cada vez más y más intensa hasta culminar en 10 capítulos. La serie profundiza muy bien en la mentalidad de su protagonista, algo que suma puntos para explicarnos que, la búsqueda de la media naranja, no es tan sencilla y que no es oro todo lo que reluce en una mente que no consigue discernir entre la ficción y la realidad. Pone constantemente al espectador en diversas situaciones morales ligadas con el amor y la confianza. De esta manera, la trama consigue enfrentar distintos temas, a veces, en una sola escena realizando preguntas sobre el amor, la convivencia, los celos y la relación con el entorno de la pareja.

Aunque no destaca por una gran fotografía, el contexto del Nueva York actual ayuda mucho a comprender la complicada situación económica de Beck para poder sobrevivir y tener éxito en el sistema de vida neoyorquino, coexistiendo una mezcla de la personajes secundarios de nivel medio o medio-bajo con otros con mayor poder adquisitivo que enfrenta a Joe con las amistades de Beck. Una chica a la que no le gustan los conflictos de ningún tipo y que necesita encajar en su círculo de amistades al mismo tiempo que busca sentido al amor verdadero, a ese príncipe azul. Joe, como joven Don Quijote devorado por los libros, intentará sin descanso convencer al espectador y, por ende, a la propia Beck de que él es el elegido, el hombre de su vida, el único para ella.

Penn Badgley, el cual se encontraba sumergido en el subyugo del ex de ‘Gossip Girl’, renace de sus cenizas con dotes interpretativas mucho más destacadas que la serie que lo lanzó al éxito. Sus expresiones juegan muy bien con la voz en off. Al mismo tiempo puede pensar una cosa pero por su boca sale otra, lo que provoca un contraste muy interesante e, incluso, ingenioso y cómico dentro del guión. A nivel general la serie está perfectamente hilada al mundo actual cargado de escenas con búsquedas en redes sociales, conversaciones y quedadas por apps y hasta documentación a través de internet, algo que está a la orden del día y que, alguna vez, hemos hecho más de uno cuando nos interesa alguien.

Las interpretaciones de las amigas de Beck y, en concreto, de la propia Elizabeth Lail no son tan creíbles como la de su protagonista. No debe ser fácil para la actriz interpretar a alguien sabiendo solo unas pinceladas del personaje, ya que la trama está principalmente centrada en los pensamientos de Joe. Sin embargo, Lail no consigue emocionar en escenas más íntimas o en situaciones complicadas, creando un estado de nervios o enfrentamientos al descubrir verdades que no convencen al espectador.

El final de la temporada deja algunas preguntas por responder pero, aún así, cierra magistralmente la historia de un acosador contada a través de sus pensamientos.

Nota 7 / 10

Por Ariadna Ghibril