Festivales. Algunos rápidamente pensamos en cine, y otros en música, pero sabemos que hay muchos otros festivales en el mundo. Hay de comics, de Manga, de costura, de quesos, de cervezas, del automóvil, hay de todo. Este mes, con motivo de Sant Jordi el 23 de abril me he puesto a pensar en lo maravilloso que es este gran festival del libro. Me ha picado la curiosidad y buscar más sobre festivales de libros, festivales de literatura y festivales de cine que quieren ser como de libros. ¿Qué son festivales de cine que quieren ser como libros? Básicamente, que no se decantan por cine europeo, cine de autor, cine independiente, cine de bajo presupuesto si no que buscan cine cultural en el que pueden entrar todos los estilos anteriores. Para mi gran sorpresa hay muchísimos festivales tanto de libros como de cine tipo libros. La verdad es que se desglosan igual que Sant Jordi.

Me llamó la atención especialmente el BCN Film Fest, también llamado Festival de Cine de Barcelona – Sant Jordi, más que nada por proximidad. Su tagline “Donde la película es tan buena como libro”. Esta frase me hizo pensar. A los que nos gusta mucho leer tanto que un buen libro es la mejor compañía y protección en cualquier situación, esto puede ser controvertido. Para los que ir al cine o ver películas lo es todo, esta frase es rara. Para los que no entienden la mezcla que intenta plasma este festival, esta frase le sonará a tontería. Viendo la programación se hace clara la intención de traernos películas culturales, películas que podrían estar perfectamente en otro festival sin problemas. De hecho, de las que vi, una había estado en el Festival de Málaga y otra en Berlinale. Pero verlas todas juntas aquí tiene sentido, son profundas y narrativas como un libro. Hay algo en los libros que solo puede dar esta expresión artística. Me di cuenta que quería más y me puse a buscar.

Encontré muchos festivales de libros, especialmente en países anglosajones como, por ejemplo, el Edinburgh International Book Festival. También muchos festivales y secciones de películas de libro y adaptaciones, sin ir más lejos, en San Sebastián el año pasado. En Portugal el Filmbook Fair tiene la misma premisa que BCN Film Fest. No tiene por qué haber una Guerra entre el cine y las películas.

En Sant Jordi se regalan libros, porque es el día del libro y punto. Para los que no lo sabían, Sant Jordi se llama Sant Jordi por la leyenda del caballero contra el dragón, la misma leyenda por la que la bandera de Inglaterra tiene una cruz roja, St.George’s Cross. Pero es el día del libro porque es una fecha simbólica en conmemoración de la muerte de dos grandes autores, William Shakespeare y Miguel de Cervantes. Por un día que nos concentremos en libros no pasa nada, es el día del cine cada miércoles o viernes de estreno, cada día de las fiestas del cine, es decir, cada día casi casi. ¿Pero por qué solo hay un día al año en una región en el que me puedo pasear por las calles llenas de puestecitos vendiendo libros, marca páginas, y mis escritores preferidos dedicándome historias mágicas? Dediquémosle más a los cuentos y los libros, que de cines ya hay muchos. Son cosas totalmente compatibles. Muchas de las grandes películas vienen de novelas u obras de teatro fantásticas (Who’s Afraid of Virgina Woolf, Talented Mr.Ripley, To Kill a Mockingbird, Blade Runner – Do Androids Dream of Electric Sheep, Minority Report, las de la imagen destacada…).

Últimamente noto, a través de mis alumnos y la gente de generaciones más jóvenes que la mía que ya no se lee. Leer es sexy, creedme…Leer te da mucho más que una historia…No sé cómo explicarlo, pero se nota cuando hablas con alguien que no lee…es como hablar con alguien que no ha viajado…no es malo, simplemente como que falta algo. Tampoco estoy en contra de los videojuegos y las películas pero no es lo mismo jugar al básquet con amigos bajo el sol y con canastas de verdad que apretando botones mirando una pantalla. No digo que una cosa u otra sea mejor, simplemente son diferentes y no deberíamos perder ninguna de las vertientes. No deberíamos perder los libros. Que Marie Kondo diga que deberías tener solo 30  libros en casa, pero no hay nada más bonito que un salón lleno de libros. Yo me paso mucho rato mirando mis estanterías pensando en todo lo que he aprendido y todo lo que me queda por descubrir.

Los ebooks, audiolibros y toda la revolución digital ayuda a que más gente pueda acceder a libros y tenga tiempo para leer. No voy a entrar en la batalla de que es mejor, si leer en papel o pantalla porque creo que está claro que para mí el olor y el peso de los libros, el pasar las páginas y tener marca páginas bonitos tienen mucho que ver con mi experiencia como lectora. Eso ya va a gustos. Ahora, imaginad un Sant Jordi sin puestecitos y sin autores firmando porque todo es digital. Creo que no estoy preparada para que llegue ese día.

Supongo que lo que quiero decir con el Rincón de este mes es que noto que la lectura se está perdiendo, y aunque haya muchas estrategias y alzamientos para que no se pierda esta práctica y que siga siendo un negocio beneficioso, igual que a muchos os gusta hablar de los goles que ha metido vuestro equipo, del último capítulo de Game of Thrones, o de la última película de Avengers, a mí me gusta hablar también de como ciertas narrativas, libros y autores me han cambiado la vida, haciendo que tome las decisiones que me han traído hasta este punto de mi vida y con el riesgo de que mucha gente me llame aburrida. Que no es incompatible leer con ser guay y que sí, sí que tienes tiempo para leer, 5 minutos al día los tienes. Dicen que leer es como hacer deporte, cuanto más lees, más fácil y divertido es. Puede que, irónicamente, este Rincón de pensar sea los menos leídos, pero si me habéis leído hasta el final entenderéis esa sensación de placer que te da meterte entre las páginas de un libro y perderte en distintos mundos con nuevos amigos cada vez, entenderéis esas cosquillas en el estómago cada vez que tus ojos te hacen comprar un libro y la nostalgia con la que recordamos personajes con las que ya no compartimos momentos pero siempre quedarán en nuestras vidas.

Por Vibha D.M.