Estrenamos sección mensual, “El Rincón de pensar”, donde a raíz de consumir alguna obra de teatro, serie, exposición, libro o película que me haya hecho pensar más allá de la producción, haré una pequeña reflexión. Escribo esto desde la más humilde opinión personal y sin ánimo de pretensión. Os animo también a darle al coco el último jueves de cada mes 🙂

ESTOY VIVO

Descubrí esta serie de TVE gracias a Movistar + y Netflix. Viendo ‘Vergüenza’, ‘El Autor’ y ‘Campeones’, quise seguir con mi auto proclamada saga de Javier Gutiérrez y sin querer me quedé enganchada a un capítulo bastante spoiler de la segunda temporada. El concepto me atrapó en seguida y tuve que verla desde el principio.

Mas allá de las buenas interpretaciones de los actores, una foto interesante, aunque a veces cargante, un guion con algún salto, pero con muchos elementos necesarios, y una historia algo típica, pero con gancho, lo que me gusta de la serie es el concepto que toca. Habla del más allá, de la vida tras la muerte. Cada religión tiene sus creencias, la mía viene teñida por mi contexto hindú, pero casi todas hablan de la vida después de la muerte y del bien y el mal. También os recomiendo la serie documental de Netflix ‘The Story of God’ con Morgan Freeman que toca todo esto mucho más a fondo y explicando las diferentes creencias sobre Dios, la vida más allá, apocalipsis y demás desde distintas religiones y países.

La manera tan delicada en el que esta serie muestra los planos terrestres junto a ‘otros’ planos te hace ver un concepto normalmente intangible. Lo que me hizo pensar en cuál era mi creencia sobre esto. Creo que es cómodo y bonito pensar en que existe otro lugar donde encontrarte con tus seres queridos y que seguramente estén cuidándote. ¿Por qué entonces, nos ocurren cosas malas a la gente buena? Los personajes de la serie tienen vidas un poco desgraciadas los pobres. Pero la trama y el constante contacto con el más allá va explicando que hay reglas, y que esas reglas no se deben quebrar. Hay una frase de Louis Hay que me ayuda a procesar esto mejor y va algo así,

“Cuando alguien que queremos muere, me gusta pensar que lo que es muerte para una oruga es nacimiento de una mariposa.”

Tenemos lecciones que aprender, vidas que tocar, y baches que superar. Es todo parte de nuestra misión, nuestro cometido en este lado de la vida. Y, aun así, la batalla entre el bien y el mal sigue siendo eterna. Nuestras vidas están entrelazadas con otros, somos necesarios. Desde esa sonrisa que le brindamos a esa persona al cruzar la calle (que igual está pasando un mal momento) hasta esos abrazos en el sofá con tus seres queridos tras un largo día, todo marca una diferencia.

Esta diferencia se nota con casi todos los personajes, pero, sobre todo, con Manuel Márquez. Esté hombre bajito, aparentemente poco fuerte, es un superhéroe con todas sus letras, y te da seguridad, es un badass en toda regla, te comes con patatas que es una especie de Superman real, de este mundo. Su vida es necesaria para los que le rodean. Las cosas que le ocurren, ocurren por un bien mayor. Si él no hace algo, otra cosa falla. Vemos constantemente el efecto mariposa.

‘Estoy Vivo’ no nos presenta nada nuevo. Sin embargo, la acertada mezcla de géneros como policíaca, paranormal, romántica y de acción, hacen que, aunque pueda ser repetitiva o cargante a ratos, sea un placer de ver y te deja con buen sabor de boca. Especialmente por el hecho de que te abre a temas en los que me gustaría pensar.

Por Vibha D.M.