‘Larga vida y prosperidad’ de Ben Lewis (‘Las sesiones’) se estrena hoy en los cines de España y nos narra la historia personal de Wendy Walcott, una niña que se ve obligada a atravesar un viaje de superación personal que supondrá un punto de inflexión en su vida y en la de las personas de su entorno.

Dakota Fanning (‘El escondite’, ‘La vida secreta de las abejas’) ya conocida por todos será quien de vida a Wendy, una chica de 21 años con autismo y una gran aficción por la escritura y por Star Trek.

Ben Lewis ha utilizado muchos elementos del cine indie para este road trip que, bien por un lado es muy típico y por otro tiene ciertas peculiaridades que dan lugar a una obra con una personalidad definida dentro dle género.

Hay grandes interpretaciones y se encuentran actores conocidos dentro del reparto pero es muy importante, destacar al personaje de Wendy por encima de todos, no solo por ser la protagonista sino por ser el eje que mueve al resto de la película.

La película muestra el interés del personaje de Fanning por participar en un concurso de escritura de guiones para un capítulo especial de una serie de Star Trek que quieren producir, el ganador recibirá una recompensa económica y la posibilidad de que se emita dicho capítulo escrito por él o ella.

Wendy, pese a todas las trabas que la sociedad pueda ponerle por el hecho de ser autista, sabe que puede participar en el concurso e incluso ser la elegida y se esforzará por ello.

Esto puede generar muchas dispustas. No puede negarse que la interpretación de la joven actriz es excepcional, el control del tono de voz, la repetición de patrones de comportamiento, el eje de la mirada, etc. Sin embargo, es cierto que se vuelven a repetir estereotipos que siempre se han asociado al Trastorno del Espectro Autista y quizás alguna persona con TEA pueda llegar a discrepar sobre la ejecución de algunos momentos de “carga dramática” de la película.

Sin embargo, destacando los aspectos positivos, nos encontramos ante un pequeño drama indie con tintes de comedia que no ha hecho un abuso de estos elementos como puede ocurrir con el personaje de Sheldon Cooper en ‘Big Bang Theory’ sino que ha querido mostrarlo de forma más natural. Incluso, personajes como el de Toni Collette (‘Hereditary’), la asistenta social del centro en el que se encuentra Wendy supone un punto de apoyo que se aleja del paternalismo. Scottie (Colette) trata a Wendy como una mujer adulta y autosuficiente en todo momento.

Otro aspecto muy positivo del film es que se ha contado una historia muy geek que puede recordar a películas como ‘Fanboys’ o a personajes concretos de series e historias audiovisuales asociados a chicos y a hombres: escritores amateurs de ciencia ficción.

Ahora, en este caso, Wendy es una chica de 21 años que prefiere pasar las horas escribiendo a estar cultivando su imagen personal. Quiere centrarse en el mundo audiovisual pero no siendo actriz sino guionista de ciencia ficción. Veo muy bueno que existan estos productos audiovisuales ligeros que permitan a chicas adolescentes verse reflejada.

En definitiva, tenemos una nueva película que añadir a la categoría de Road Trip, sencilla, con una fotografía que no deja de transportarnos a un ambiente veraniego y soleado y sin  grandes elementos estéticos que te descentren de Wendy y de su gran viaje.

Y volviendo al tema del autismo, en muchos aspectos está tratado de forma natural y en resumen queda reflejado como un rasgo más de ella, aunque quizás en algunas secuencias pueda llegar a tomar el control de las escenas.

Es una película muy recomendada si lo que quieres es disfrutar de algo ligero y singular con buenos momentos de humor.

 

Calificación: 6’5/10

Por Andrea Cay