Llega a España ‘Una relación abierta’, una comedia romántica dirigida por Brian Cano (‘A Bag of Hammers’) en donde se narra la historia de una pareja que decide cambiar el tipo de relación afectiva que han llevado desde la adolescencia.

En clave de humor, Rebecca Hall (‘La última canción’) y Dan Stevens (‘La bella y la bestia’) consiguen interpretar de la forma más natural y cotidiana posible a una pareja de treintañeros que, después de mantener una conversación con unos amigos y darse cuenta de que únicamente han estado el uno con el otro, prueban cómo sería estar con otras personas.

A grandes rasgos, y sin desvelar lo que supone para ellos y para el rumbo de su propia relación el hecho de conocer a otras personas, este es el argumento de esta entretenida y sorprendente comedia romántica.

Los factores que más pueden asombrar al público es, por un lado. su temática y la forma en la que está estructurada ya que dista bastante de lo que uno encuentra cuando decide ver un filme de este estilo. No nos encontramos con un chico conoce a chica, pasan un tiempo agradable juntos, surge un malentendido que les hace separarse pero, finalmente, en los últimos minutos, vuelven a reconciliarse.

El otro elemento que más llamará la atención del espectador es el personaje de Anna. Rebecca Hall da vida a una mujer alternativa a la vez que natural que no deja de sorprendernos con su fresca actitud. Al igual que sucede con la forma de narrar los acontecimientos dentro de la historia, Anna consigue romper con lo estructurado.

Además, otra pieza importante es la “originalidad” de su premisa. Sin centrarnos en las consecuencias que puede traer (o no) elegir alejarse de los modelos de relación tradicional, es curioso ver como una película de cine indie americano muestre una visión dicharachera y espontánea sobre este asunto del que, actualmente, cualquier joven ha oído hablar en la actualidad.

A día de hoy, dentro del mundo audiovisual, todo lo que pueda suponer la ruptura de una relación monógama como conocemos, es contado a través del drama o generando graves consecuencias que acaban afectando negativamente al espectador. Dejar esto a un lado, y contar una nueva perspectiva sobre lo que puede suponer en el siglo XXI, la aceptación de la poligamia, es una puesta complicada debido a que ya te estás cerrando a un único público.

Por ello, apostar por transmitir este tipo de ideas bajo este formato, es una apuesta arriesgada que podría no contentar a muchas personas.

Alejándonos de la historia, cabe destacar el papel de Adam Bricker (‘American Vandal’) como director de fotografía, sobre todo en las tomas nocturnas. Bricker consigue elaborar unos piezas llenas de color que introducen al público dentro de la escena más alternativa estadounidense sin necesidad de diálogos que te ayuden a situarte.

Tanto el trabajo de Cano como el de Bricker demuestra que, sin necesidad de grandes inversiones y sin ostentosos recursos, es fácil conseguir un producto con una historia original y entretenida y, también, con un trato singular y delicado de la imagen.

Por ello, este filme podría ser una buena recomendación para aquellos que quieran tomar referencias a la vez que hacen sus primeros pinitos dentro del mundo del cine con la realización de cortometrajes, por ejemplo.

También, es un producto audiovisual óptimo para que aquellos fans del cine independiente estadounidense disfruten de algo novedoso y fresco durante este verano.

Por todo esto, y para finalizar, ‘Una relación abierta’ es una opción si lo que quieres es ver una película con una buena y sencilla realización durante este mes de agosto. Además, te asegurarás unos momentos de diversión aunque la premisa no se adapte del todo a tus ideales.

Puntuación: 7/10

Por Andrea Cay