El sonido del silencio es más que admirable en este film de John Krasinski. Su faceta de director, actor y guionista demuestra una verdadera declaración de principios. Podemos considerarla una de las películas sorpresa de este 2018 y no solo por volver a tener el género de terror en nuestra cartelera si no porque ‘Un lugar tranquilo’ vuelve  a demostrarnos el gran poder que tiene el mundo fantástico dentro del cine.

La esencia del director hace de esta película una de las mejores de este 2018. Un largometraje de pequeña escala pero de grandes emociones gracias al gran reparto donde el espectador se ve identificado con cada uno de los personajes.  Y es que las situaciones difíciles se dan en todas las grandes familias, preocupaciones, cuidar de nuestra familia… Esta película va más allá, lo que para nuestra sociedad es algo que forma parte del día a día, en ‘Un lugar tranquilo’ se convierte en una seria amenaza de muerte, el ruido, mezclado con una ambientación y escenografía tenebrosa pero adaptada a nuestro tiempo, en el que las criaturas monstruosas en un segundo plano nos dan la sensación de que todo es real, lo que hace que esta película sea más buena todavía si cabe.

Unos padres que lo dan todo por mantener a salvo a sus hijos y unos hijos bastante más responsables que los niños de su edad. Juntos lucharán día tras día para mantenerse a salvo de unas criaturas que reaccionan al sonido.  El comienzo del largometraje ya nos sitúa en el núcleo de la situación, aunque es cierto que nos lanzan pistas con recortes de periódico y fotos de personas desaparecidas, lo que hace que la tensión crezca ya que no nos da opción a imaginar que puede pasar si tuviéramos un inicio un poco menos “directo”. Digamos que todos somos miedosos cuando nos enfrentamos a lo desconocido.  La tensión en la que nos mantiene durante toda la película el hecho de estar en guardia para que no hagan ningún ruido ya que ruido tiene significado de posible muerte en este largometraje. Una idea contradictoria pero de las mejores que hemos tenido en mucho tiempo en el mundo del cine. Algo tan cotidiano que se convierte en una amenaza de muerte.  Poco a poco nos van enseñando a los protagonistas de esta cinta, los monstruos y la familia pero lo hace una forma sutil y cuidadosa, dándonos paso a paso pequeños detalles de quien son las criaturas que habitan la tierra.

Hay que destacar el trabajo tan brillante que hace el reparto en cuanto a interpretación, aunque ya lo he mencionado en líneas anteriores, una familia con sus traumas, la esperanza por sobrevivir y mantenerse unida que se mezcla con las reglas que rigen esta película, los sonidos, como se oyen o los trucos que utilizan para despistar y mantenerse con vida. Todos estos detalles nos mantienen dando botes en la butaca hasta el final, un festival de miedo y terror y una criatura muy original y digna de una pesadilla.

Otro de los detalles que más destacan en ‘Un lugar tranquilo’ es cómo se comunican entre ellos los protagonistas. Las voces de sus protagonistas solo aparecen en ocasiones contadas. Sus personajes se comunican a través del lenguaje de signos (subtitulados) y de efectos de sonido que van de la mano de una banda sonora a cargo de Marco Beltrami, potente y al ritmo de los acontecimientos que se van sucediendo.

Que la película sea “muda” genera en las salas de cine diversidad de opiniones puesto que no estamos acostumbrados a la ausencia de diálogo o sonidos que apenas se aprecien pero es un punto fuerte y sobre todo, crea un ambiente que te tiene expectante en todo momento y que consigue mantenerte en silencio exactamente como la historia.

Lo que está claro es que ‘Un lugar tranquilo’ es, de principio a fin, una visita obligada al cine pero una visita especial, nerviosa y angustiosa lo que hace más brillante todavía el poder del cine sobre nosotros. Unos personajes que con su interpretación hablan por si solos y un recorrido a través de toda la historia que te pondrá, sin duda, los pelos de punta.

Por Marta Rodríguez Florez

Calificación: 8/10