Es muy interesante ver como Spike Jonze nos presenta una visión del futuro muy cercano, pero con un toque del pasado, con pinceladas retro, nos presenta una realidad muy dulce, muy cándida. Para conseguir este toque agradable a la vista, que de primeras al espectador le puede poner en una situación de comodidad a la hora de ver el film, ‘Her’ nos presenta una fotografía, un diseño de arte que a mi parecer cumple con su objetivo principal que es otorgarle una personalidad definida al film. Una dominancia de colores cálidos, de colores pasteles, rojos, amarillos, colores salmón y una ausencia clara de tonos fríos, azules, completan de dar forma al aspecto romántico pasteloso y ayuda a reforzar la actuación, bastante acertada, muy natural y espontánea, punto fuerte del film, de Joaquin Phoenix acompañado aunque sea solamente de la voz de la incombustible Scarlett Johansson y de un elenco reducido pero bastante acertado.


Como se nos presenta el antes y el después de la realidad interna del personaje mediante la luz de las escenas me parece un recurso muy acertado que relaciona los estados de ánimo del mismo, escenas con una iluminación muy suave y cálida para introducirnos en atmósferas de felicidad contrastando con iluminaciones muy oscuras, que nos reflejan la depresión y la tristeza que invade al personaje en ciertos momentos.

A nivel de iluminación poco más que añadir, Hoyte Van Hoytema que se encarga de la fotografía hace un trabajo elegante, fino y sutil de otorgar este look tan característico y tan propio de la misma película, tan de acorde con el guion y sus personajes que termina siendo parte vital de la historia, como agente narrativo es bastante acertada. A nivel de iluminación es una película que logra su cometido y al espectador es un aspecto que gusta, y mucho.

Por Nicolás Garrido