Como fan de Ray Bradbury, me habré leído cada novela un par de veces, encontrando nuevos matices que me horrorizan sobre la sociedad. ‘Farenheit 451’ es una distopia apocalíptica que nos adentra en un futuro en el que a la gente que tiene el horrible vicio de leer libros se les trata de apestados y donde el gobierno busca erradicar esta negativa conducta social. Los bomberos no extinguen fuegos, si no que los crean, porque su misión es quemar todos los libros que encuentre. Montag es miembro del cuerpo de bomberos que se parece más a una versión de Gestapo o KGB que busca proteger el Nuevo Orden atontando a la gente que un cuerpo de protección. Pero Montag es atraído por el poder de los libros y poco a poco los va atesorando y leyendo a escondidas, cosa que le hace cuestionarse los cimientos de su mundo y su ser.

En la película, cosa irónica, por cierto, dado la trama de la novela, Guy Montag, interpretado por Michael B. Jordan, es el bombero atraído por los libros que se cuestiona el montaje del gobierno para el cual trabaja. El problema es que un libro tan profundo, con tantos matices y capas es difícil de traspasar a la pantalla. Ya lo hizo François Truffaut con éxito en 1966 con tintes de Nouvelle Vague. Es una historia complicada de traducir en pantalla mayormente porque Bradbury lo escribió en un momento en el que ‘la caja tonta’ estaba en auge y peligraban las editoriales. Él criticaba que la sociedad se iba a quedar con la pantalla, condenando los libros cuando realmente las novelas hacen pensar, mientras que los televisores alimentan lo que quieren que creamos.

Aún así, a favor de la película dirigida por Ramin Bahrani hay que decir que la construcción del mundo es interesante. Plasma bastante bien la distopia y te hace encogerte ante la crueldad hacia los libros. Hay escenas potentes que logran su propósito de tener miedo ante un mundo que no piensa, que cree a ciegas y sigue órdenes absurdas. Pero quizás por querer ser fiel al libro, peca de lenta. Es larga y le falta ritmo al metraje.

El film fue exhibido en Cannes 2018 fuera de concurso y ya se puede ver en streaming a través de HBO.

Puntuación: 

Por Vibha D.M.