A Contracorriente Films nos trae una de las comedias españolas de este verano. Protagonizada por Leo Harlem y Toni Acosta entre otros. Una película de Daniel de la Orden (El Pregón) que tomó como referencia ‘La vida es Bella’ para desarrollar este largometraje, que cerro fuera de concurso la pasada edición Festival de cine de Málaga.

La historia del film se centra en Curro (Leo Harlem), un padre de familia sumido en una crisis económica que no está viviendo uno de sus mejores momentos y Daniela (Tony Acosta), su mujer, metida de lleno en plena protesta para mantener su puesto de trabajo, atraviesan una gran crisis matrimonial. Curro para intentar solventar la situación decide hacerle una promesa a su hijo, si Nico, de 9 años, conseguía sacar sobresalientes en todas las asignaturas,  tendría el mejor verano de su vida. Lo que no se espera Nico es que a lo largo del viaje, se irán encontrando con diferentes personas y situaciones que cambiarán sus vidas por completo. Lo que está claro es que a pesar de la situación que atraviesa Curro, para Nico su padre es como un superhéroe, convencido de no faltar a su palabra,  coge un viejo coche y emprenden un viaje en busca de las vacaciones de su vida. Inicialmente la realidad les dará un fuerte golpe en la cara pero el azar entrará en juego, dando la vuelta a la historia como Cenicienta y su carroza de calabaza y lo que eran unas vacaciones de pesadilla, se convertirán en las vacaciones de sus vidas, llenas de comodidad.

Esta comedia dramática refleja de manera clara las situaciones que se viven en los hogares de muchas familias. Situaciones económicas al limite, crisis matrimoniales pero también una familia que deja atrás los cánones tradicionales, padres en una edad madura e hijo único.  Este punto nos resulta interesante si tenemos en cuenta que esta cinta está pensada para llegar al mayor número de espectadores posibles, eso sí, tampoco se olvidan de los tópicos que se reiterarán durante toda la película. La cinta cuenta con algunos personajes demasiado exagerados pero con el papel que realiza Leo Harlem dentro de su humor habitual este punto queda más en un segundo plano, eso sí, para aquellos que les guste el humor desmedido pero convincente del actor.

Cabe destacar que el director utiliza un montaje y diálogos propios de los años 90 junto con una banda sonora que está pensada para recalcar y manipular ciertas situaciones que se van dando durante el largometraje.

Un humor inofensivo que deja atrás las bromas macabras sobre colectivos y que pone todo el peso del humor y la comedia sobre los hombros de Leo Harlem, como un director de orquesta dirigiendo.  Aquellos que sean seguidores de este actor y humorista disfrutarán de principio a fin de su verborrea, un personaje que está totalmente escrito para Leo Harlem.

En definitiva, una película familiar en la que un niño vive las vacaciones de su vida con su padre, conoce a una amiga nueva muy especial y un final feliz. Desde otro punto de vista, quizá si la historia se hubiera centrado en el niño, tendríamos una película más infantil enfocada a otro público y donde el niño fuera el centro de la trama. En este caso no es así, todos los personajes están “capados” para que no nublen la interpretación de Leo Harlem, algo que durante toda la película se nos puede hacer un poco pesado.

Lo que está claro es que con los estrenos que hemos tenido este año como `Campeones’ o `La tribu’, ‘El verano de mi vida’ nos trae un entretenimiento sin complicaciones y sin mucha emoción lo que hace que las otras dos películas estén por encima.

Puntuación: 5,5/10

Marta Rodríguez Flores