Es bastante complicado entender que esta película a la hora de estrenarse no fuese un gran éxito en las taquillas. Eso sí, rectificamos con los años y dimos a esta película el lugar de culto que se merece en el cine contemporáneo.  Vuelvo a repetir que no entiendo porque en su día esta película paso sin pena ni gloria por el panorama cinematográfico mundial contando desde el inicio con todos los ingredientes necesarios para triunfar.

Sencillamente ‘El Club de la Lucha’ es una película que catalogaría de anti-todo, una peli que va en contra de todas las reglas conocidas y por haber, en un Hollywood poco acostumbrado a ese cine, utilizando su sátira contra nuestra sociedad envuelta en un sistema capitalista que nos mueve manejándonos, lo queramos o no, como a unas marionetas. Y así es toda la película, haciéndola también aparte de otros aspectos como las tremendas interpretaciones de Edward Norton, Brad Pitt y Helena Boham-Carter. Una película que engancha, que si te paras a pensar dices “wow”.  Es esa dicotomía que nos presenta su personaje, un tipo normal aburrido de la monotonía que nos instaura el sistema que da rienda suelta a sus pasiones más oscuras, el interior desacomplejado de nuestro personaje que en la figura de Tyler Durden se ven escenificadas de una manera excepcional (y repito, excepcional papel de Brad Pitt).

Es también importante destacar la estética que Fincher logra darle a la película a nivel de iluminación con los constantes claroscuros de cierta manera ‘urbanos’ que marcan también una personalidad, un look único de imagen de este film.

Es un juego psicológico el que nos presenta David Fincher con esta película, porque en realidad es todo un espejo nuestro, nos reímos de nosotros mismos encarnados en la figura de un extravagante Tyler Durden. Ya en ‘Se7en’ Fincher también nos puso sobre la mesa un juego en el cual al espectador se nos movía de un lado a otro anímicamente, pero con esta película consigue que al final pensemos, que la única solución es tirar todo abajo, empezar de cero. Fincher no se habrá anotado un box office hit  o exitazo de taquillas para entendernos, pero lo que sí logró fue  cerrar la década de los 90 del cine como dios manda, y después del todo esta peli acabó en el lugar donde desde un inicio debió haber estado.

Por Nicolás Garrido

Calificación : 9/10