El gigante Marvel nos vuelve a brindar con una nueva entrega de una de sus sagas más divertidas. Ant-man vuelve a los cines y lo hace de la mano de una compañera muy especial, La avispa.

Tras el apoteósico final de la ultima entrega de ‘Los Vengadores: Infinity War’ (2018, Hermanos Russo), este nuevo largometraje nos trae una historia que sucede de forma paralela a los acontecimientos de la saga Los vengadores. Esta nueva entrega del súper héroe llega en plena resaca y mono de necesidad de más superhéroes. Si es cierto que esta segunda entrega de la saga cuenta con la presión  de ser la primera aventura de Marvel después de la entrega de Los Vengadores pero está claro que Ant-man se convierte en el pasatiempo veraniego modélico.

Esta segunda parte no continúa la trama de ‘Los Vengadores’, nos muestra donde estaba Ant-man mientras el resto de héroes luchaban contra Thanos aunque es cierto que hay más conexión entre las dos pelis de lo que puede parecer. Ya que, si recordamos en Infinity War, la ausencia tanto de el Hombre Hormiga / Scott Lang (Paul Rudd) y Ojo de Halcón / Clint Burton (Jeremy Renner) se justificó con que ambos estaban bajo arresto domiciliario. Pues bien, este punto ha sido la trama principal del guión de esta nueva entrega en la que Ant-man convierte sus últimos días de encierro en una magnífica aventura junto a su hija que se ve quebrada con la aparición de Hope Van Dyna (Evangeline Llily) y el Dr.Hank Pym (Michael Douglas). Se pondrán de nuevo en contacto con él para proponerle una nueva misión, se jugará su libertad en toda regla.

Desde este momento, el largometraje nos sumergirá en una mezcla de comedia, superhéroes y mucha acción con una gran soberbia coreográfica e inspiradores momentos visuales. En esta entrega no contamos con un villano con el que habrá que luchar si no que contaremos con cuatro grupos de personajes que irán detrás de un mismo objetivo. Los héroes entre los que está La Avispa (Evageline Lilly), un peligroso fantasma, una banda de mafiosos y los policías cuya misión es atrapar a Scott fuera de casa.

La película se desarrolla en San Francisco, con localizaciones muy conocidas como sus empinadísimas cuestas.

Ant-man y La Avispa es una pequeña comedia de aventuras convencional que deja atrás la épica un poco desmedida de otras superproducciones, para ofrecernos un humor absurdo que filetea con la Serie B, durante sus dos horas de diversión libre de prejuicios.

El filme nos trae escenas protagonizadas por un joven Michael Douglas acompañado por Michelle Pfeiffer. En cuanto a sus aportaciones al grandísimo universo Marvel, Ant-man profundiza en el universo cuántico, algo que nos deja con gran expectación de si será una de las claves de Los Vengadores 4. Además como en todas las películas de Marvel, en los post-créditos las imágenes están vinculadas al final de Infinity War, dejándonos con la boca abierta (tendréis que ir al cine para comprobarlo).

En definitiva, Marvel nunca defrauda y con esta nueva entrega de Ant-man la diversión mezclada con tensión y acción está más que asegurada y es que contar con Paul Rudd en el reparto muestra un control fluido de la comedia y un personaje ejemplar que vuelve a clavar en esta segunda entrega las reacciones de Scott Lang.

Puntuación: 8/10

Por Marta Rodríguez Flores